Protección y reconocimiento

El primer reconocimiento institucional del valor histórico y artístico de los tem¬plos de la Vall de Boí lo recibieron las iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll en 1931, al ser declaradas Monumento Histórico Artístico. En 1962 la declaración se hace extensiva a las iglesias de Sant Joan de Boí y Santa Eulàlia d’Erill la Vall. 

En 1992 la Generalitat de Catalunya declara Bien de Interés Cultural todo el conjunto de iglesias románicas de la Vall de Boí y dos años más tarde inicia su programa de restauración. 

El 30 de noviembre del año 2000 la UNESCO inscribe el “Conjunto románico catalán de la Vall de Boí” en la lista del Patrimonio Mundial.