Sant Quirc de Durro

La ermita de Sant Quirc se sitúa en un marco privilegiado, en la montaña de Durro, a una altitud de 1.500 metros. Su emplazamiento no es aleatorio, sino que se trata de una marca territorial vinculada al espacio social trabajado por la comunidad y a la tradición de origen pagano de correr fallas.

Es un edificio del siglo XII, de dimensiones reducidas y con aportaciones barrocas.

En su interior apreciamos la convivencia armónica de diferentes momentos artísticos, con la copia del frontal del altar de altar románico la imagen de estilo gótico de San Quirc y Santa Julita y el retablo barroco.

 

More info

La Ermita de San Quirc está situada en la montaña de Durro, a unos 1.500 metros de altitud.

Historia

No se conoce ningún documento original de la época que haga referencia a esta pequeña ermita construida en la montaña de Durro.

Las ermitas constituyen una marca territorial vinculada al espacio social trabajado por la comunidad. Su función era proteger los pastos de alta montaña y los bosques que se sitúan a su alrededor

El emplazamiento de la ermita de San Quirc de Durro coincide con el emplazamiento del "faro", que es el punto de partida de la bajada de las fallas.

La tradición de correr fallas es de origen pagano, marcaba el solsticio de verano y tenía la función de purificar los pastos y alejar los malos espíritus. Con la llegada del cristianismo esta tradición se adaptó al culto de los santos y éstos se convirtieron en los protectores del territorio.

Todos los pueblos del valle tenían su ermita: Sant Salvador de Barruera, Sant Cristófol de Erill la Vall, Sant Pere de Boí, San Quirc de Taüll. La ermita de San Quirc de Durro es la única que forma parte del conjunto declarado patrimonio mundial.

Arquitectura

La ermita de San Quiric es de una sola nave cubierta por una bóveda de cañón ligeramente apuntada, añadida en algún momento posterior al románico, y con un ábside semicircular en el este. El acceso al templo se abre en la fachada sur con un sencillo arco de medio punto sin ornamentación. El campanario de espadaña, correspondiente a una etapa de construcción posterior, se alza el muro oeste.

Miremos por fuera

En la puerta de entrada, las dovelas del arco son de piedra calcárea, de ahí su singular color tostado. La tipología de sus muros y sillares se parecen mucho en el porche de la iglesia de la Natividad de Durro.

Los sillares de piedra situados en la parte más alta de los muros son de dimensiones más pequeñas y están dispuestas de forma irregular. Esto es debido al sobrealzado de la nave que se hizo tiempo después de la construcción original.

En el ábside central hay la única ventana que permitía la entrada de luz en el templo.

En la cabecera, debajo de la cubierta, hay un pequeño ojo de buey.

Miramos por dentro y decoración

El interior de la ermita de San Quirc de Durro ha transformado fuerza a lo largo de los siglos: la construcción original se añadió la bóveda de cañón, se rebozar y pintar todos los muros, se instaló el corazón y el presbiterio se decoró con un retablo barroco. Presidiendo este retablo encontramos la imagen de estilo gótico de San Quiric y Santa Julita.

El frontal románico procedente de la ermita de San Quiric está conservado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en el interior del edificio podemos ver una reproducción.

Este frontal, hecho con madera y pintado con la técnica del temple, está dedicado a los santos patrones de la ermita: San Quiric y Santa Julita y narra, con mucha crudeza, el martirio que sufrieron.

Está compuesto por una escena central y cuatro registros laterales, todo ello se rodea por un marco ornamentado con motivos geométricos y vegetales. La composición simétrica se percibe tanto en las formas como en los colores, de los que toman especial protagonismo los rojos, verdes y ocres.

En el centro, está representada Santa Julita con su hijo San Quirc en el regazo, a semejanza de las figuras de la Virgen y el Niño. Ambos personajes son dentro de una mandorla donde hay inscritos sus nombres.

Los compartimentos laterales muestran varios episodios de los martirios, en algunas escenas cuesta discernir si el mártir es Santa Julita o San Quiric. Parece que toma más importancia la representación del martirio que la identificación del santo.

Cronología

s.XII : Primer momento constructivo

s.XVII - s.XVIII :  Se incorpora la bóveda de la nave y el campanario de espadaña

1996 : Restauración

Planta y alzado