Técnicas y materiales

La construcción

Las iglesias se construyen con materiales locales: piedra, cal, madera y pizarra. La piedra se trabaja en forma de sillar y unida con el mortero de cal para hacer los muros de las iglesias y las bóvedas. Las vigas de madera y las losas de pizarra se utilizan para hacer las cubiertas.
 

La pintura al fresco

En el muro, se aplica el mortero de cal preparado con arena cal y agua. Sobre este  se realiza el dibujo preparatorio o sinopia y,  con el mortero todavía fresco, se aplican los pigmentos de color diluidos con agua.
 

La pintura al temple

Se utiliza para pintar sobre madera o aplicar los retoques finales de la pintura mural. En este caso los pigmentos se mezclan con yema de huevo.